Vida saludable
¿Cuándo hacer ejercicio?

La prescripción del ejercicio en el paciente sano debe ser realizada por un profesional de la salud y debe cumplir con tres metas:
Aumento de la capacidad física, sostenimiento de esta y seguridad para el paciente.

Lo primero es realizar una evaluación para valorar el estado físico del paciente y definir el tipo de recomendación sobre los ejercicios a realizar. Las personas clasificadas como aparentemente sanas y con riesgo aumentado pueden realizar ejercicio sin seguimiento médico porque no presentan factores de riesgo, los demás requieren una asesoría y control médico durante el entrenamiento, debido a que son personas que tienen factores de riesgo y enfermedades crónicas.

Igualmente es necesario tener en cuenta antecedentes previos de enfermedad osteomuscular, fracturas, obesidad, enfermedad cardiovascular y neurológica con el fin de poder evitar nuevos episodios o complicaciones derivadas del sobre-esfuerzo.

¿Cuándo hacer ejercicio?Empezando la rutina
El  ejercicio aeróbico debe ser sostenido y de intensidad leve a moderada, pero para poder determinarla se puede realizar la regla de la frecuencia cardiaca máxima (1), una de las más conocidas. La idea es iniciar con un entrenamiento que busque llegar hasta el 60% de la frecuencia cardiaca máxima durante las primeras semanas, intercalando períodos de ejercicio aeróbico y de ejercicio anaeróbico, es decir, trotar suavemente por diez minutos y correr por un minuto, luego volver a un trote suave. Este método se conoce con el nombre de Fartlek.

Luego de que el cuerpo responda favorablemente al ejercicio y sea capaz de sostener un ejercicio suave durante varios minutos sin presentar cansancio, podemos empezar a aumentar la intensidad del ejercicio con el fin de llegar en promedio del 70 a 80% de la frecuencia cardiaca máxima para la edad.

Las actividades recomendadas para realizar ejercicio aeróbico y de acondicionamiento son la caminata, el trote, el ciclismo, la natación, la banda sin fin, pero caben todas aquellas actividades donde el ejercicio pueda ser de baja a moderada intensidad y se pueda sostener en el tiempo.

Recomendación
Es importante un buen aporte de calorías antes de la actividad física y luego de esta, una buena alimentación e hidratación.
Se debe hacer entre 30 a 60 minutos de actividad física moderada por semana, en lo posible repartida en al menos 3 a 4 días.
Las actividades se sugiere sean de largos periodos pero de moderada intensidad, en lugar de intensas con períodos cortos.


El ejercicio mejora nuestra salud si es bien realizado y el algunos casos se realiza con seguimiento médico de acuerdo a las características de cada persona. Lo  importante será seguir el entrenamiento adecuado a nuestras posibilidades y habilidades y no sobre-esforzar nuestro sistema muscular y cardiovascular.

(1) La frecuencia cardiaca máxima se obtiene restando la edad del individuo a 220, es decir, si el paciente A tiene 44 años, tomamos (220 - 44 = 176) donde 176 se considera la frecuencia cardiaca máxima del paciente A.
 
 
 
 

 

Comparte esta publicación

Utilidades